Acuerdo Petrolero Humanitario

Una excepción humanitaria a las sanciones petroleras

¿Por qué es necesario el Acuerdo Petrolero Humanitario?

El principal proyecto de la Fundación Petróleo por Venezuela es la creación de un Acuerdo Petrolero Humanitario. Décadas de corrupción, destrucción de las libertades económicas, endeudamiento insostenible y una serie de desafortunadas políticas macroeconómicas han dejado al país en una situación precaria, agravada con el colapso de los precios del petróleo, su principal producto de exportación.
Venezuela ha vivido en los últimos años periodos de profunda escasez de alimentos y medicinas, que luego se combinaron con una de las más graves hiperinflaciones en la historia de la región. La contracción del producto interno bruto durante los últimos siete años es de dimensiones usualmente vistas solo en países en guerra. El conflicto político venezolano ha escalado al grado de estancar cualquier esfuerzo para solucionar la crisis. La situación humanitaria se ha precarizado y forzado el éxodo masivo de millones de venezolanos buscando mejores condiciones de vida. Las condiciones de vida empeoran en las regiones, donde la intermitencia del servicio eléctrico y las prolongadas interrupciones en el suministro de agua y gas azotan a los habitantes de la provincia.
Como consecuencia del agravamiento e internalización del conflicto político, varios países han aplicado sanciones individuales a funcionarios, así como también sanciones financieras y petroleras, cuyo levantamiento se ha condicionado a la celebración de elecciones que cumplan las condiciones necesarias para el reconocimiento internacional. Sin embargo, dada la fragilidad preexistente de la economía venezolana, cada día que transcurre sin que emerja una solución viable nos acerca más a una catástrofe humanitaria sin precedentes. En este contexto, urge el diseño de estrategias que permitan atender a la población más vulnerable de forma despolitizada, transparente y sostenible, a través del uso de los propios recursos de Venezuela: aquellos derivados de la venta de petróleo que, hasta ahora, siguen siendo controlados por el gobierno de Nicolás Maduro.
El Acuerdo Petrolero Humanitario constituye, por ende, una propuesta de excepción humanitaria a las sanciones económicas que hoy impiden la venta de petróleo venezolano a Estados Unidos. La aprobación de esta excepción iría acompañada de la creación de mecanismos que aseguren que los recursos manejados por el sistema se utilicen de acuerdo con los principios de despolitización, transparencia y sostenibilidad.
Petróleo por Venezuela propone que, bajo el auspicio de la Organización de Naciones Unidas y la supervisión y contraloría de la Asamblea Nacional de Venezuela, se permita la venta de petróleo venezolano a Estados Unidos y que esos ingresos sean destinados exclusivamente a la importación de productos básicos para la subsistencia de los venezolanos. Estos bienes, que podrían abarcar desde repuestos para el sector eléctrico hasta insumos hospitalarios, se distribuirían de forma despolitizada, a través de la infraestructura creada por organizaciones internacionales acreditadas.
Además, la implementación de este programa requiere de la participación de tres actores fundamentales: el gobierno de Juan Guaidó, Estados Unidos y la administración de Nicolás Maduro.