“Una economía de mercado inclusiva y transparente es el punto de partida”

Prensa Petróleo por Venezuela

El economista Francisco Rodríguez considera que el foco de atención a la hora de pensar en recuperar la economía venezolana no debe ser cuánto dinero se necesita para ello.

El intervencionismo discrecional y la violación de los derechos de propiedad fueron algunas de las principales herramientas utilizadas por Hugo Chávez y Nicolás Maduro para destruir la economía venezolana, opinó el economista Francisco Rodríguez, director de la fundación Petróleo por Venezuela desde Washington.

Es por esta razón, sostuvo, que el punto de partida para empezar a hablar sobre la reconstrucción de Venezuela no es cuánto dinero se necesita para ello. “Estoy de acuerdo con que el país va a tener necesidades de financiamiento significativas, no lo niego; pero no creo que ese deba ser el foco de la atención. Debemos más bien enfocarnos en cómo reformamos los derechos de propiedad para darle las garantías adecuadas a los inversionistas que les den la confianza para invertir en Venezuela”, consideró.

Rodríguez compartió sus comentarios en el foro Estabilizando Venezuela: ¿Y ahora qué?, de la mano del Council on Foreign Relations, una organización independiente que se dedica al estudio de asuntos internacionales desde 1921. El evento contó además con la participación de los ex embajadores estadounidenses en Venezuela William Brownfield y Patrick Duddy, y la directora del Programa para América Latina de Wilson Center, Cynthia Arnson.

Rodríguez se refirió a las estimaciones que han surgido de algunos expertos sobre cuánto dinero es necesario solicitar a las organizaciones multilaterales. Algunos de ellos ascienden a los 200 mil millones de dólares. No obstante, para el economista, si Venezuela es capaz de generar un ambiente de negocios con reglas claras y garantías adecuadas, el potencial productivo del país se desbloquearía con la ayuda de la inversión privada.

“La economía venezolana puede ser reconstruida si entendemos que el punto de partida para la reconstrucción de Venezuela es crear una economía de mercado inclusiva y transparente. Si se hace eso, el resto será fácil, incluyendo obtener financiamiento de los mercados de capitales internacionales y las multilaterales”, expresó.

Si, por el contrario, se mantiene la política de un Estado interventor que decide discrecionalmente sobre asuntos económicos, es muy probable que se termine desperdiciando el dinero que las multilaterales ofrecieron para el rescate de Venezuela. “Lo que los venezolanos necesitan es un gobierno que proteja su derecho de mantener lo que ganaron con su esfuerzo”, dijo.

Soluciones para el aquí y ahora

Venezuela vive una profunda contracción económica solo superada en el último siglo por la de Yemen. Es una crisis de dimensiones comparables con países en guerra. Para Rodríguez, queda claro que las causas de la debacle son la incompetencia y corrupción de los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro; sin embargo, advierte que las sanciones económicas que buscan presionar un cambio de gobierno han tenido efectos negativos sobre la ya precaria situación venezolana.

“Es claro que la estrategia de sanciones fue diseñada con la idea de promover un cambio de gobierno en el corto plazo”, sostuvo. “Creo que ha llegado el momento de entender que esto no está pasando”.

Rodríguez explicó que su conclusión no es un llamado a levantar las sanciones estadounidenses sobre Venezuela porque, entre otras cosas, considera que “estas sanciones hacen algo muy importante: le quitan la administración de recursos clave al régimen de Maduro. Pero también creo que no tiene sentido tener está discusión, lo que sí creo que tiene sentido es pensar en maneras en que el sistema de sanciones puede ser rediseñado”.

Este mismo dilema, sostuvo, fue enfrentado por la comunidad internacional en los años 90 con el caso de las sanciones a Irak. En aquel entonces, la solución fue implementar un programa de petróleo por alimentos. Sin embargo, el programa desembocó en un enorme escándalo de corrupción, cuyos detalles fueron estudiados por una comisión nombrada por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, luego conocida como la comisión Volcker.

“Sí, hubo enormes pérdidas de recursos, USD 1,7 mil millones, que se desviaron hacia otras cuentas del régimen de Sadam Hussein. También es un hecho que esto representa solo 3% de los recursos administrados bajo el sistema. Y también es un hecho que, si se mira la evidencia sobre estándares de vida, consumo e ingesta calórica, e indicadores sanitarios, todos ellos mejoraron significativamente luego del programa de petróleo por alimentos”, dijo Rodríguez.

Para el economista, mucho se puede aprender sobre el informe de la comisión Volcker. A partir de allí, la organización que dirige diseñó el Acuerdo Petrolero Humanitario, un esquema bajo el cual Venezuela podría retomar las exportaciones de petróleo a Estados Unidos, actualmente prohibidas por las sanciones, y usar estos recursos exclusivamente para la importación de bienes básicos bajo estricto control y supervisión internacional.

“El diseño que hemos estado trabajando es una propuesta para iniciar un debate”, insistió. “Porque lo que necesitamos hacer es reenfocar la discusión hacia cómo podemos ayudar a los venezolanos aquí y ahora”.

Para ver la conferencia completa, siga este enlace: https://www.youtube.com/watch?v=xsN2avnR1q4

Fuente: Prensa Petróleo por Venezuela

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *