Francisco Rodríguez: canje petrolero con México no es transparente ni beneficia a la nación

Prensa Petróleo por Venezuela

El acuerdo de intercambio de petróleo por alimentos con una empresa mexicana implicaría regalar petróleo a 11 dólares por barril.

El economista venezolano Francisco Rodríguez, director de la Fundación Petróleo por Venezuela, rechazó este viernes el anuncio de un acuerdo de canje de petróleo por alimentos entre la administración de Nicolás Maduro y la empresa mexicana Libre Abordo, pues considera que no existen garantías ni supervisión en la distribución de los bienes obtenidos.

El contrato, reseñado por la agencia de noticias Reuters, precisa el intercambio de al menos 6,2 millones de barriles de petróleo pesado por 210.000 toneladas de maíz y 1.000 camiones cisterna. Rodríguez señaló que arreglos como éste son precisamente lo opuesto a lo que se propone en el Acuerdo Petrolero Humanitario, una iniciativa de la Fundación Petróleo por Venezuela.

“Un verdadero Acuerdo Petrolero Humanitario debe ser supervisado por la comunidad internacional y la legítima Asamblea Nacional de Venezuela, bajo altos estándares de transparencia y distribución despolitizada”, enfatizó.

En este sentido, Rodríguez explicó que el Acuerdo Petrolero Humanitario promovido por la Fundación Petróleo por Venezuela requiere de un pacto entre las partes al conflicto político que permita al país retomar las exportaciones de crudo a Estados Unidos y a los otros mercados a los cuales el acceso está prohibido u obstaculizado por las sanciones petroleras estadounidenses, con la condición de que esos ingresos sean depositados en fideicomisos administrados por un ente internacional y bajo la supervisión de la Asamblea Nacional y organismos internacionales acreditados.

“Debemos garantizar que el reingreso de Venezuela al mercado petrolero de Estados Unidos se traduzca en beneficios directos a la población, que sufre la peor crisis humanitaria en la historia del continente. El Acuerdo Petrolero Humanitario que hemos diseñado contempla los mecanismos de supervisión y transparencia necesarios para asegurar que los ingresos por la venta de petróleo impacten directamente y eleven la calidad de vida de todos los venezolanos”.

El economista emplazó a la administración de Nicolás Maduro a que aclarase la cantidad total de barriles usados en esta operación y los bienes obtenidos. “Las cantidades y volúmenes reportados por Reuters son indicativos de un precio de realización implícito muy bajo de alrededor de los 11 dólares e incluso podría ser menor”, indicó el economista. “Regalar petróleo a 11 dólares es la consecuencia de la falta de la voluntad de las partes para llegar a un acuerdo”, subrayó Rodríguez, enfatizando que, en esta como en otras ocasiones, los venezolanos terminarían siendo víctimas de los daños colaterales causados por el conflicto político.

“Si se confirma que el petróleo se está vendiendo a un alto descuento, sería muy preocupante,” subrayó Rodríguez, recalcando que mediante un acuerdo transparente entre las partes se lograría reducir ese descuento y obtener más recursos para atender las necesidades del país.

Rodríguez exhortó a los representantes de Nicolás Maduro y Juan Guaidó, así como a las dos directivas que se disputan la Asamblea Nacional, a que discutan la aprobación de un Acuerdo Petrolero Humanitario con los correspondientes mecanismos de control para asegurar que los recursos obtenidos mediante estas iniciativas. “Si las partes se pudieron poner de acuerdo para nombrar un Comité de Postulaciones del CNE – lo que nos parece muy importante – también deberían poder sentarse para discutir cómo atender la mayor crisis humanitaria en la historia del continente”, subrayó Rodríguez.

El programa propuesto por la Fundación Petróleo por Venezuela no requiere ni contempla un levantamiento de sanciones, sino la emisión de una nueva Licencia General por parte del Departamento del Tesoro, especificando que se les permite a personas naturales y jurídicas de EEUU importar petróleo venezolano, siempre y cuando los ingresos se depositen en fideicomisos bajo el control y la supervisión del gobierno de Estados Unidos y la Junta Administradora.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *